Maletas Carry-on

Todas las compañías tienen un límite en el tamaño de la maleta que dejan pasar al avión. Suele llamarse maleta de mano y las medidas medias oscilan alrededor de 22 x 14 x 9 pulgadas, o lo que es lo mismo 56 x 36 x 23 cm.

Esta limitación suele deberse al espacio que hay en los compartimentos de arriba de los asientos, no existe una regla normalizada por lo que cada aerolínea se basa en los compartimentos de sus aviones para dar las medidas, aunque las medias de las medidas suelen ser las nombradas arriba.

Esta maleta va a estar contigo desde el momento que la haces hasta el momento en la que la deshaces, entrará contigo al avión y serás tu el responsable de su buen recaudo en todo momento.

Por ello es aconsejable que tenga ruedas y un buen mango retráctil, que tenga suficiente base como para que se quede plantada en caso de soltarla, y según el tipo de viajes que suelas hacer, aspectos como acordeón o acceso rápidos también pueden ir bien, independientemente de que al comprarla te fijes en aspectos externos como el color.